CEEIARAGON: jornada sobre la transición hacia una economía innovadora circular, impulsada por el Gobierno de Aragón


La estrategia de Aragón Circular del Gobierno de Aragón, que quiere crear un marco político, económico y social que permita la transición hacia una economía innovadora circular, generadora de empleo de calidad y vertebradora del territorio, fue desgranada en una interesante jornada celebrada en la sede oscense del Centro Europeo de Empresas e Innovación de Aragón (CEEIARAGON), socio de la red ANCES.

El Gobierno de Aragón apuesta por la reutilización de los recursos para favorecer la rentabilidad social. Reutilizar la chatarra para hacer aluminio de alta calidad y obtener biometano como alternativa al gas natural a partir de purines es posible gracias al talento de empresas de la provincia de Huesca que encuentran un apoyo fundamental en la Estrategia Aragón Circular del Ejecutivo autonómico.

Diario del Altoaragón, con el apoyo del Gobierno de Aragón, organizó este encuentro en el que se puso sobre la mesa cómo se está trabajando desde la Comunidad y desde las empresas del Alto Aragón en esa transición al nuevo modelo de producción y de consumo que garantiza un crecimiento sostenible en el tiempo. De esta forma, se aprovechan recursos, se reciclan, se reutilizan y, por tanto, se reduce también el consumo de materias primas.

La Estrategia de Aragón Circular que impulsa el Gobierno de Aragón desde principios de 2020 trata de crear un marco político, económico y social que permita que en la Comunidad pueda realizarse una transición hacia la reutilización de recursos.

La consejera de Economía, Planificación y Empleo, Marta Gastón, aportó en este encuentro moderado por la periodista Elena Puértolas, directora de Diario del Altoaragón, sus conocimientos en la materia acompañada de los representantes de dos empresas que forman parte de esta estrategia económica que pretende impulsar la economía circular. Contaron su experiencia Iberfoil, la filial del grupo Alibérico especializada en laminación de hoja fina de aluminio, asentada desde hace décadas en Sabiñánigo; y Genia Bioenergy, que junto con Enagás impulsan en Vencillón una planta de biometano a partir de residuos orgánicos que cuenta con una inversión en torno a 15 millones de euros y con 12 puestos de trabajo directos, a los que suman otros 60 indirectos vinculados a procesos de logística.

Pedro Mari Jiménez director general de la planta de Sabiñánigo de Iberfoil, explicó que la compañía desarrolla actualmente un proyecto de economía circular denominado ‘Iberfoil Integra’ para reutilizar la chatarra de aluminio que contempla la inversión de más de 42 millones de euros y está llamado a convertirse en un referente del modelo de Economía Circular en España.

El proyecto ‘Iberfoil Integra’, declarado de interés autonómico por el Gobierno de Aragón, cuenta con una nueva planta dentro del actual recinto fabril de Iberfoil Aragón en Sabiñánigo, dotada de hornos de fundición que pueden emplear hasta un 100 % de hidrógeno como combustible y, por tanto, reducir y evitar las emisiones de CO2 de este tipo de procesos de las actuales industrias del aluminio. Supone la creación de unos 40 puestos de trabajo directos y, además, tiene el objetivo de integrar la nueva factoría de fundición y la colada continua para, a partir de chatarras de aluminio, fabricar bobinas de este material de unas 13 toneladas y con láminas de 6 milímetros de espesor.

Pedro Mari Jiménez detalló este proceso de fabricación con el que se reducirá la compra de materia prima. “Está previsto que en julio saquemos la primera parte de ese aluminio, de esas bobinas. Es necesario y primordial que dentro de esas reciclabilidad que pueda tener el aluminio podamos ser autosuficientes. Pretendemos en esta primera fase utilizar un 70 % de chatarra en la producción”, apuntó.

Desde Genia Bioenergy, César Casasnovas, director de productos y responsable del desarrollo estratégico de las plantas de Aragón, Cataluña, La Rioja y Navarra, aportó la visión de la compañía sobre esta estrategia.

Su planta de Vencillón será capaz de biodigerir más de 140.000 toneladas de residuos orgánicos al año principalmente purines, pero también residuos de industriales agroalimentarios y lodos de depuradoras, y convertirlas en biometano, con una capacidad energética de 92GWh cada año. Indicó que esta instalación “nace del interés de Enagás de descarbonizar la red de gas natural para que no sea solo de origen fósil sino también verde o renovable. Y en esta situación actual de cierta escasez del gas natural debido a la guerra de Ucrania estas plantas de biometano no dejan de ser pequeños yacimientos locales de gas natural”.

El objetivo es que haya varias plantas en toda España que se dediquen a la función de obtener biometano que se pueda inyectar en la red de gas natural. En la provincia de Huesca es la primera que se crea. Respecto al biogás destacó que en España no está tan implantado como en otros países de Europa y explicó que se obtendrá mediante digestión anaerobia (por la acción de bacterias que viven en ausencia de oxígeno) de los residuos orgánicos, un proceso natural que acelera la producción de dicho gas con alta concentración de metano. La propuesta incluye un proceso de ‘upgrading’ para convertir el biogás en biometano totalmente intercambiable con el gas que circula por la red, facilitando, por tanto, su inyección en la misma.

“Mucho más allá”

La consejera Marta Gastón planteó que la estrategia Aragón Circular pretende ir “mucho más allá” de potenciar un sector económico. “Por un lado aspira a que vistas las oportunidades en el ámbito de la economía circular seamos capaces de pasar de un sector económico emergente a uno que sea estratégico y además transversal. Viendo cómo desde cualquier actividad económica puede surgir ese intraemprendimiento, esa oportunidad de aprovechar al máximo lo que hasta hace poco se consideraban residuos para volver a darles una vida útil”, señaló. Se trata, apuntó, de pasar “de una producción lineal a una circular con el máximo aprovechamiento”.

Marta Gastón afirmó que Aragón cuenta con un modelo económico basado en “unos pilares fuertes, en unos sectores que ya son para nosotros estratégicos como son la agroalimentación, la automoción, la logística y el conjunto de energías”. “Partiendo de la base de que somos ya una economía diversificada, lo que pretendemos es mejorarla. Esto supone una mayor diversificación, una mayor apertura y creemos que la economía circular puede ser una buena herramienta”, dijo. Así, la Estrategia Aragón Circular conlleva mucho más que acciones en materia económica ya que pretende una apuesta cultural, de mentalidad. “Hoy en día en Aragón Circular contamos con colaboradores. Son en primer lugar las empresas, que son los principales agentes para conseguir un cambio cultural pasando también por el consumo bajo el paraguas de la sostenibilidad”, señaló.

La consejera apostó por un cambio de mentalidad en las empresas para reutilizar recursos y manifestó que estos dos proyectos estrella demuestran que la rentabilidad social queda patente en empleo, en oportunidades para el ámbito rural.

“Dar el paso puede costar pero ese aprovechamiento de recursos en muchas ocasiones puede que se le escape a algún productor. Para ayudarles y acompañarles está la administración y esta estrategia: orientando y financiando con líneas de apoyo a todos estos nuevos proyectos y formando a trabajadores en el ámbito de la economía circular”, manifestó.

About Post Author



Fuente Oficial: ances.com

Deja un comentario